Todo lo que debes saber si tienes un contrato mercantil

Principales características sobre los contratos mercantiles

En principio parece que no hay gran diferencia entre un contrato laboral, con un contrato mercantil ya que en ambos existe un acuerdo mutuo y voluntario. La principal diferencia es que en el contrato mercantil el trabajador es independiente. En este post vamos a explicar algunas puntos a destacar. Desde la asesoría Ignacio Constantino te ofrecemos todo lo que debes saber si tienes un contrato mercantil.

El acuerdo de un contrato mercantil se constituye con personas físicas o jurídicas (autónomos, sociedades limitadas, sociedades autónomas y cooperativas). Con un contrato laboral lo más probable es que estés bajo la subordinación de tu jefe. Mientras que con un contrato mercantil esta relación es mucho más flexible por la autonomía que causa.

Para que un contrato mercantil tenga validez por parte de ambos, debe de cumplir algunas condiciones. El consentimiento de las dos partes implicadas, libre de vicios. Tener capacidad legal para poder ejercer sus derechos por sí mismo y que el objeto o servicio contratante no quebrante las leyes vigentes, son algunas de las condiciones básicas que deben cumplir un contrato mercantil.

Asegúrate de que tipo de contrato tienes ya que cada uno de ellos cuenta con unas características y requisitos concretos

  • Contratos de colaboración. Con este tipo de contrato se conseguirá realizar una actividad para conseguir un propósito con un resultado en concreto. En esta categoría se pueden incluir los contratos de comisión, edición o agencia. Incluso en ocasiones contratos en franquicias.
  • Contratos de seguro. En este tipo de contrato existe un convenio por la parte aseguradora a cambio de unas determinadas cuotas, con las que se cubre a la parte aseguradora frente a determinados riesgos.
  • Contratos de garantía. En estos se incluyen posibles contratos de fianzas o hipoteca.
  • Contratos de préstamo y crédito. Estos tipos de contratos se realizan especialmente por entidades bancarias. Se realiza una prestación económica a cambio de su devolución con intereses.
  • Contratos de cambio. Este tipo de contrato se caracteriza básicamente por el intercambio de un bien por otro o por la prestación de un servicio. Este grupo recoge los contratos de compraventa, suministro, permuta, contrato por obra o por los de transporte.
  • Contrato de conservación o custodia. Este tipo de contrato se caracteriza en el caso de un contrato de depósito. Se entrega el artículo al depositario, que tiene la responsabilidad de guardar y cuidar la mercancía a cambio de una contribución.

Ventajas de la empresa

Formalizar contratos mercantiles para las empresas es una forma muy rentable para obtener ingresos. Se benefician de servicios y conocimientos especializados por un coste menor. Esto es debido a que no tienen que pagar el IRPF del trabajador, por lo que tampoco tendrán que pagar su seguridad social. Además cuentan con la seguridad de que estos se eximen de vacaciones, bajas laborales, o finiquitos por finalización de contrato.

Ventajas del trabajador

La primera sensación que seguro que adviertes al tener un contrato mercantil es que se tienen pocas ventajas dados los riesgos que estos conllevan. Por otro lado estos acuerdos te permiten trabajar con varias empresas, tener una amplia cartera de clientes y contar con algunas ventajas:

  • Ser tu propio jefe cumpliendo con las condiciones pactadas en el contrato, te hará ser quien tome las decisiones finales de trabajo.
  • Tendrás flexibilidad de horarios pudiendo ampliar o reducir tu jornada laboral según las necesidades.
  • Si eres una persona con talento para el puesto que vas a desempeñar, tus probabilidades de aumentar tu éxito profesional se verán incrementadas beneficiándote de un reconocimiento laboral.
  • Mayoría de ingresos. Podrás trabajar varias empresas a la vez por lo que si desempeñas bien tu trabajo, tendrás posibilidades de tener una mayor seguridad laboral y tus ingresos aumentarán.

Para muchas personas convertirse en emprendedor y realizar sus propios proyectos se convierte en un reto. Ello conlleva hacer realidad un sueño que como resultado principal, se obtendrá una gran satisfacción personal al ver como se superan algunas de las dificultades que un empresario puede encontrarse diariamente a través de un constante esfuerzo personal.

Si dispones un contrato mercantil, o tienes pensado de lanzarte a esta modalidad laboral en nuestra asesoría podemos resolverte todas tus dudas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.