derecho-desconexion-laboral

Los franceses reconocen el “Derecho a la desconexión”

 

Con la puesta en marcha del nuevo año, los franceses reconocen desde este primero de enero el derecho a estar desconectados del trabajo una vez finalice la jornada de trabajo, medida cuyos principios, si bien ya tenían respaldo legal, invita a empleados y empleadores a buscar soluciones negociadas al problema que surge cuando la jornada laboral se prolonga más allá de lo estipulado en el contrato.

En concreto, más de la tercera parte de los trabajadores galos utiliza alguna herramienta de trabajo una vez  finalizada su jornada, lo que ha desembocado en que más del 10% sufra agotamiento laboral.

La noticia ocurrida en el país vecino nos hace reflexionar acerca de la idoneidad de adoptarla en España.

En nuestro país, como en Francia, no existe obligación ni de alargar la jornada una vez pase el tiempo estipulado de duración de esta, ni de, por ejemplo, atender a un correo electrónico que aluda a tareas relacionadas con el trabajo. En realidad, la medida aparece como necesidad de subrayar la existencia de estos derechos, pues en en la práctica no se respetan.

La tecnología, un arma de doble filo

Si bien es cierto que los nuevos software informáticos nos facilitan en gran medida las tareas laborales y la manera de comunicarnos en el trabajo, también lo es que abren la puerta a la posibilidad de seguir trabajando desde casa, pues en muchos empleos las tareas que se pueden desempeñar en una oficina y en el hogar son las mismas debido a que todos disponemos de un ordenador personal o de un teléfono móvil. Esta tendencia a la permanente conexión con el trabajo repercute negativamente en la salud del trabajador, pues genera en él una situación de estrés difícilmente sostenible.

En la práctica, si bien el trabajador no tiene obligación de realizar ninguna tarea relacionada con el trabajo fuera de su jornadas, como ya hemos indicado, los casos en que se genera un conflicto por esta práctica entre empresario y trabajador, suelen denunciarse por parte de este último una vez terminada la relación laboral, pues si bien el derecho le asiste y no puede ser objeto de ningún perjuicio por ello, la relación laboral puede deteriorarse en términos “subjetivos” si se niega a atender a una llamada o a contestar a un mail fuera de su horario de trabajo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *