locomotora-europea-crecimiento

¿Qué pasa cuando la locomotora europea del crecimiento se para?

Antes de dar la postura de un experto, vamos a ofrecer unos datos significativos.

El PIB alemán sufrió una contracción del 0,2% en el segundo trimestre, mientras que el francés no creció nada. Especialmente grave es el frenazo de Alemania, que había crecido un 0,7% en el primer cuarto del año. Francia ya advierte que no alcanzará el objetivo de déficit para este año y tiene complicado el de 2015. Italia no remonta, y sobre la situación de Portugal… pues ahí están nuestros vecinos saliendo como pueden de sus compromisos e intervención europea

Con este frenazo de las dos más importantes locomotoras europeas nos encontramos con que España sí crece. Hemos conocido en septiembre a través del Panel de Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas). que la economía española crecerá un 1,3 % en 2014 y un 2 % en 2015, con lo que mejora en ambos casos una décima sus anteriores previsiones.

Funcas ha explicado en un comunicado que el panel prevé tasas de crecimiento del 0,4 % desde el tercer trimestre de este año hasta el primero del próximo, y de entre el 0,5 % y el 0,6 % en los trimestres posteriores.
Pero el gran cáncer de la economía española es el déficit. Hay tanto que pagar, que ya no saben los gobernantes (tanto del Gobierno nacional como de los autonómicos) de donde seguir recortando. Cuando se dice pagar, va más allá de los gastos oficiales en coches de lujos o ágapes más o menos caros.  Si todo se solucionara diciendo que los políticos fueran en bici, a buen recaudo que si no se le hubiera ocurrido esta medida al gallego, ya la hubiera soltado por las redes sociales el líder de Podemos. Pero lo que hay que pagar son hospitales monstruosos, nóminas infinitas de funcionarios en ocasiones con poca función (no médicos, maestros, fuerzas de seguridad del estado… que es patente que faltan más que sobran), aeropuertos sin vida, autopistas sin terminar y otro tipo de actuaciones, más políticas que sociales, que han contribuido a generar el mayor déficit español de la historia (es decir, gastamos más que ingresamos).

Ante esta situación, conocida por todos, el profesor universitario gallego Abel Veiga, señalaba en un reciente artículo publicado en El Correo Gallego, como alguna de las posibles alternativas que Europa se aplique las reformas con el  mismo ímpetu e igual energía con que le fueron impuestas a España y Portugal, que están ahora en la senda del crecimiento.

También apuesta por la financiación de start-ups, business angels, autofinanciación, crowdfunding, y un largo etcétera vienen para quedarse. Innovación e ingenio, el mismo que necesita Europa para resituarse de nuevo, para reindustrializarse y relocalizarse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.