¿Extremeño discriminado?

Existe una gravísima discriminación en este país a la hora de tributar, y me explico:

Ser extremeño implica, que a la hora de tener que liquidar una herencia, seamos todavía más, los pobrecitos de España.

Si una persona extremeña hereda de sus padres un patrimonio valorado en 800.000 euros, dentro del cual se incluye la vivienda habitual con una valoración de 300.000 euros, por el fatal hecho de nacer y residir en esta Comunidad Autónoma la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones arrojaría una cuota a pagar de 165.936,16 euros.

Es una cantidad muy  importante. Pero no es este el tema en cuestión, no vamos a discutir si quiera si  es excesivo o no. Lo que sí vamos a ver es qué ocurriría con la liquidación de esta herencia, la misma, en otras Comunidades. 

Veamos:

BALEARES: 8.2400€
CANARIAS: 165,18€
CASTILLA LA MANCHA: 8.296,81€
CASTILLA LEON: 1.528,33€
GALICIA: 47.150€
MADRID: 1.657,44€
MURCIA: 1.659,36€
NAVARRA: 6.592€
LA RIOJA: 1.659,36€
VALENCIA: 1.595,27€
VIZCAYA: 0€

Nacer, residir,  morir en Extremadura, es por lo visto injusto.

El sentido común, que siendo el menos común de los sentidos,  habría que aplicarlo a la voz de ya.

¿Qué pasa con nuestra Constitución? ¿Somos todos los españoles iguales ante las Leyes?
Obviamente no.

Dos de las lecturas tributarias que el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones suscita son las siguientes:

1.    Que los grandes y no tan grandes capitales extremeños se fuguen a lugares más confortables. 

2.    Que los grandes y no tan grandes capitales del resto de España,  no nos visiten.

Así nos va…

NOTA: Caso de Herencia ejercicio 2009.


Más información
Marta Consantino
Tel. 924 31 65 62

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.