despido whatsapp

Trabajo y redes sociales: errores que acarrean indemnización en un despido

No es suficiente con justificar de manera sólida el despido procedente de un trabajador, cualesquiera que sean los motivos, si, además, este no se ha llevado a cabo en fecha y forma.

Si bien hasta la llegada de internet y la nueva manera de comunicarnos la jornada y relación laboral se limitaban a las horas de trabajo pactadas y a los encuentros presenciales entre compañeros, en la actualidad los nexos de unión entre estos tienen su reflejo en redes sociales como Whatsapp, Facebook, etc.

Este hecho entraña múltiples ventajas como una comunicación inmediata y más fluida entre trabajadores, pero también peligros, especialmente en el caso de que se abuse de estas herramientas o se haga un uso inadecuado de las mismas.

Por ejemplo, cabe mencionar el caso de un comercial que, en vez de realizar visitas a clientes a fin de cumplir con su cometido laboral, dedicaba su jornada a otros quehaceres no relacionados con su puesto de trabajo, algo de lo que la empresa se dio cuenta tras revisar los datos GPS de su teléfono móvil; si bien los motivos justifican sobradamente el despido, el TSJ de Castilla-La Mancha consideró en esta ocasión que la empresa vulneró derechos fundamentales del trabajador y, consecuentemente, declaró el despido como improcedente, con lo que la empresa tuvo que pagar al trabajador una indemnización que podría haberse ahorrado si hubiese escogido otros cauces a la hora de demostrar la inadecuada conducta de su empleado.

Otros casos de despido han tenido su causa y justificación en los famosos grupos de Wathsapp integrados por compañeros de trabajo, pues conflictos o tiranteces en ellos se han traducido en problemas laborales, y viceversa. El peculiar carácter de estos problemas, que se encajan en un difuso límite de relación laboral, hacen indispensable que, tanto empresa como trabajador, extremen las precauciones a la hora de utilizarlos si no quieren darse de bruces con la ley a la hora de intentar justificar un despido, o todo lo contrario; aunque también hay excepciones: en este sentido, encontramos el caso de un trabajador que comunicó vía WhatsApp su intención de abandonar su trabajo, respondiendo la empresa al mensaje por la misma vía: esto significó que el empleado manifiestó su voluntad de hacerlo de forma clara y firme.

Por todo ello, lo más aconsejables es apoyarse en el asesoramiento profesional especializado en materia laboral antes de proceder al despido de un trabajador.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *