teac-prestacion-por-maternidad-devolucion

El TEAC resuelve que la prestación por maternidad sí ha de tributar

El Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), órgano dependiente del Ministerio de Hacienda ha considerado que la cantidad percibida por las madres que disfruten de permiso de maternidad en su trabajo deben tributar por el IRPF, esgrimiendo para ello la necesidad de un criterio unificado a nivel nacional.

Después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) declarase la exención de tributación para la mencionada prestación en el verano de 2016, y obligase a Hacienda a la devolución de las cantidades percibidas por tal concepto, el TEAC considera que debido a la “especial trascendencia” que el asunto supone para los afectados es necesario un criterio homogéneo. Dicha sentencia estableció que la Agencia Tributaria se hallaba en la obligación de retornar 3.135,11 euros (intereses aparte) a una demandante, apoyando su decisión en las leyes del IRPF del año 2006 y de la Seguridad Social de 1994.

El TEAC respalda su decisión encontrando resoluciones de tribunales económico-administrativos que han dictaminado partiendo de su misma postura, como los de Andalucía, Castilla-La Mancha, La Rioja o Murcia. Este organismo delimita la exención a las prestaciones recibidas que sean de ámbito regional y local, y excluyendo a las percibidas que tienen como emisora a la Seguridad Social. Recalca también que el propósito de la prestación por maternidad de la Seguridad Social sustituye a retribución común, y que esta última no está exenta de gravamen.

Casos exentos de tributación

Además de las de ámbito regional y local, sí están exentas aquellas prestaciones que, aún dependiendo de la Seguridad Social, sean por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.

 

 

impuesto-plusvalia-traspaso-propiedades-ayuntamientos

Impuesto de Plusvalía: ¿el principio del fin?

El Impuesto de Plusvalía hace referencia a aquel gravamen al cual tenemos que hacer frente a la hora de cesar en la titularidad de una propiedad urbana, ya sea por transmisión, herencia o legado, donación, compraventa, etc. Su cuantía se calcula de manera automática atendiendo a dos variables: el IBI y los años transcurridos desde que se adquirió su titularidad hasta que se deja de gozar de ella.

La controversia surge a partir de que el mercado inmobiliario se desajusta de manera tan abrupta como lo hizo tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, pues la correspondencia entre tiempo transcurrido y revalorización de la propiedad no tiene un resultado positivo, sino más bien al contrario: los valores que marca ahora el mercado inmobiliario son inferiores a los de, por poner un ejemplo, hace una década.

La importancia del impuesto para los ayuntamientos

Actualmente, el Impuesto de Plusvalía supone un ingreso muy importante para los ayuntamientos, llegando a equipararse su importancia con la del impuesto de circulación por ser los beneficios que generan muy similares; aún en los últimos años, época en la que se han producido muchas menos compraventas de inmuebles, los ayuntamientos han recibido cantidades que duplican las obtenidas en los años pretéritos a la crisis, algo que se debe a la actual fórmula de cálculo anteriormente mencionada.

¿Cuál es el futuro del Impuesto de Plusvalía?

Recientemente, el Tribunal Constitucional ha resuelto como anticonstitucionales determinados preceptos propios de este impuesto en una sentencia ante un caso planteado por un Juzgado de San Sebastián. A pesar de que este dictamen solo atañe a la norma foral vasca, estos preceptos son calcados a los que forman la norma estatal, con lo que más tarde o más temprano la aplicación de sentencias similares hará referencia a todos los casos similares a nivel nacional.

Posibles reclamaciones

Los contribuyentes que decidan reclamar la cuantía aportada “de más” con este tributo habrán de demostrar que la venta de la propiedad tuvo un impacto negativo para su hacienda particular, poniendo especial énfasis en la depreciación de su valor.

espana-ante-medidas-comision-europea-medi-ambiente

¿Aprueba España el examen medioambiental de la Comisión Europea?

España se encuentra actualmente bajo la lupa de la Comisión Europea (CE), órgano que recientemente ha solicitado que se aumente la presión fiscal medioambiental y que se rebajen las subvenciones para los procesos que tienen un impacto negativo en el medio ambiente dentro de nuestras fronteras.

La realidad es que España es uno de los países miembros de la Unión Europea que menos dinero genera con los impuestos ambientales: un 1,85% del PIB, frente a la media europea del 2,46%. Bruselas señala una negativa desproporción entre este tipo de impuestos y, por ejemplo, el gravamen que se impone a las rentas del trabajo, y propone que la carga fiscal se traslade de unos ámbitos a otros. También se denuncia desde el órgano europeo la amenaza bajo la cual se encuentra actualmente la biodiversidad de las aguas españolas, debido en gran parte a la sobreexplotación pesquera y al vertido de residuos.

Manos a la obra

Parece que las advertencias procedentes de la CE no han caído en saco roto, y la propia Comisión Europea ha alzado el pulgar de aprobación ante el plan de presupuestos de España para 2017, según el cual nuestro país dedicará más recursos a promover medidas que equiparen su media fiscal medioambiental a la europea, y que intensifiquen el control sobre la emisión de gases de efecto invernadero y mejoren la gestión de aguas y residuos, medidas esta dos últimas en las que se ha hecho especial hincapié desde Bruselas.

Otro de los aspectos positivos es que, debido a la situación actual que se intenta corregir, el margen de mejora es muy amplio, de manera especial en sectores como los del transporte o la energía. Además, se resalta el arranque de la Red Española de Autoridades Ambientales, o el paradigma de ciudad sostenible que representan ciudades como Vitoria.

asi-sera-proteccion-datos-2018

Así será la protección de nuestros datos a partir de 2018

Formularios de contacto, papeles con nuestros datos, correos electrónicos, conversaciones telefónicas con teleoperadores…¿qué cantidad de información acerca de nosotros se traslada al limbo o escapa a nuestro control cada vez que permitimos a un tercero acceder a ella? Parece que este hecho cada vez nos preocupa más, y la propia UE se ha puesto manos a la obra con el objetivo de controlar, en cierta medida, el ingente tráfico de datos personales que almacenan y utilizan organizaciones y empresas.

A partir de 2018 tendremos derecho a recibir los datos que nos atañan y que hayamos facilitado a cualquier responsable de datos, y que estos sean transferidos sin rémora alguna a quien nosotros decidamos en el plazo máximo de un meses, o de tres si se trata de algún caso que represente una excepción por su complejidad. Estos datos no se limitarán a aquella información que hayamos entregado de manera activa, sino también a toda aquella que se derive de nuestra actividad. Así lo ha determinado el Grupo de Trabajo del Artículo 29 (GT 29), un organismo consultivo que aglutina, entre otras instituciones, a las autoridades de Protección de Datos de todos los estados miembros de la Unión Europea.

Con esta medida se pretende el libre flujo de datos dentro de la UE, favoreciéndose con ello la competencia entre empresas y, finalmente, el servicio que se le ofrece al usuario.

Lo que se plantea ahora es poder intercambiar todos esos datos de manera segura; en este sentido, será el encargado de transmitir la información quien se responsabilice ante pérdidas o violaciones de la información; del otro lado, se recomienda que el responsable que reciba esos datos aconseje al usuario acerca de cómo salvaguardar esa información más allá de sus competencias profesionales. Los responsables del tratamiento de estos datos deberán de trabajar a contrarreloj para estar preparados a nivel técnico a la hora de ejecutar solicitudes de portabilidad de datos de acuerdo a la nueva normativa que entrará en vigor en 2018.

derecho-desconexion-laboral

Los franceses reconocen el “Derecho a la desconexión”

 

Con la puesta en marcha del nuevo año, los franceses reconocen desde este primero de enero el derecho a estar desconectados del trabajo una vez finalice la jornada de trabajo, medida cuyos principios, si bien ya tenían respaldo legal, invita a empleados y empleadores a buscar soluciones negociadas al problema que surge cuando la jornada laboral se prolonga más allá de lo estipulado en el contrato.

En concreto, más de la tercera parte de los trabajadores galos utiliza alguna herramienta de trabajo una vez  finalizada su jornada, lo que ha desembocado en que más del 10% sufra agotamiento laboral.

La noticia ocurrida en el país vecino nos hace reflexionar acerca de la idoneidad de adoptarla en España.

En nuestro país, como en Francia, no existe obligación ni de alargar la jornada una vez pase el tiempo estipulado de duración de esta, ni de, por ejemplo, atender a un correo electrónico que aluda a tareas relacionadas con el trabajo. En realidad, la medida aparece como necesidad de subrayar la existencia de estos derechos, pues en en la práctica no se respetan.

La tecnología, un arma de doble filo

Si bien es cierto que los nuevos software informáticos nos facilitan en gran medida las tareas laborales y la manera de comunicarnos en el trabajo, también lo es que abren la puerta a la posibilidad de seguir trabajando desde casa, pues en muchos empleos las tareas que se pueden desempeñar en una oficina y en el hogar son las mismas debido a que todos disponemos de un ordenador personal o de un teléfono móvil. Esta tendencia a la permanente conexión con el trabajo repercute negativamente en la salud del trabajador, pues genera en él una situación de estrés difícilmente sostenible.

En la práctica, si bien el trabajador no tiene obligación de realizar ninguna tarea relacionada con el trabajo fuera de su jornadas, como ya hemos indicado, los casos en que se genera un conflicto por esta práctica entre empresario y trabajador, suelen denunciarse por parte de este último una vez terminada la relación laboral, pues si bien el derecho le asiste y no puede ser objeto de ningún perjuicio por ello, la relación laboral puede deteriorarse en términos “subjetivos” si se niega a atender a una llamada o a contestar a un mail fuera de su horario de trabajo.

claves-cierre-fiscal

CLAVES PARA EL CIERRE FISCAL

Inmersos en la recta final del año, aún estamos a tiempo de identificar aquellas alternativas que optimicen y rebajen la factura fiscal del próximo Impuesto sobre la Renta de las personas físicas. Las opciones pasan por, exenciones, compensaciones, reducciones y deducciones.

Veamos algunas operaciones que pueden hacer que nuestra próxima declaración de renta sea menos gravosa.

Integración y Compensación de Rentas

La Base Imponible de la declaración se divide en:

1.- Base Imponible General.- Compuesta por los rendimientos de trabajo, rendimientos de capital mobiliario e inmobiliario, imputaciones de rentas, actividades económicas, y ganancias y pérdidas patrimoniales que no procedan de la transmisión de elementos patrimoniales.

La escala de gravamen aplicable a esta base es progresiva, tiene 5 tramos y los tipos oscilan entre el 19% y el 45%.

2.- Base Imponible del Ahorro.- La integran los rendimientos de capital mobiliario ( rentas del ahorro ) y las ganancias y pérdidas patrimoniales que procedan de la transmisión de elementos patrimoniales. La escala de gravamen aplicable a esta base también es progresiva, pero a diferencia de la anterior, los tipos oscilan entre el 19% y el 23%.

Entre ambas bases imponibles prevalece el principio de estanqueidad, es decir, no pueden compensarse rendimientos negativos de una, con los rendimientos positivos de la otra. Son independientes.

Por tanto, los rendimientos negativos y las pérdidas patrimoniales que se generen en la Base Imponible del Ahorro, solo se compensarán con los rendimientos positivos y ganancias patrimoniales generados también en dicha Base. De igual forma ocurre en la Base Imponible General.

¿ Como se integran y compensan entre sí estos rendimientos ­?

  • Los rendimientos de capital mobiliario se integrarán y compensarán entre sí. Si el resultado de esta compensación fuese negativo, se podrá compensar con el saldo positivo de ganancias patrimoniales, pero únicamente, con el límite del 15% del saldo de dichas ganancias. El importe restante no compensado, se podrá compensar de la misma forma en los próximos 4 años.
  • Las pérdidas patrimoniales se integrarán y compensarán entre sí igualmente. Si el saldo fuese negativo, se podrá compensar con el saldo positivo de los rendimientos de capital mobiliario, con el límite del 15% de dichos rendimientos. El importe restante no compensado se podrá compensar de la misma forma en los próximos 4 años.

Por tanto, si se han obtenido rendimientos negativos o pérdidas patrimoniales, sería interesante valorar la posibilidad de aflorar rendimientos positivos o ganancias patrimoniales y compensar.

Igualmente, si se han obtenido ganancias patrimoniales, interesaría aflorar pérdidas con objeto de que se compensen entre sí y minorar el coste fiscal.

Ganancias Patrimoniales Exentas

No todas las ganancias patrimoniales tributan. Existen determinadas operaciones que conviene tener presentes.

* REINVERSIÓN VIVIENDA HABITUAL

La ganancia obtenida por la transmisión de la vivienda habitual, estará exenta si el importe obtenido en la transmisión se reinvierte en la adquisición de otra vivienda habitual. Para ello deben de cumplirse determinados requisitos:

  • Tener menos de 65 años.
  • La adquisición de la nueva vivienda debe realizarse en el plazo de dos años siguientes a la transmisión, o bien que la nueva vivienda se hubiese adquirido dos años antes.

* TRANSMISIÓN VIVIENDA HABITUAL POR MAYORES DE 65 AÑOS.

Si se tienen más de 65 años, la ganancia patrimonial obtenida por la transmisión de la vivienda habitual estará exenta. No existen requisitos al respecto. No es necesario reinversión.

* EXENCIÓN POR REINVERSIÓN DE RENTAS VITALICIAS PARA MAYORES DE 65 AÑOS.

Si se tienen más de 65 años, la ganancia patrimonial obtenida por la transmisión de algún elemento patrimonial estará exenta, si el importe obtenido en la transmisión se reinvierte en una renta vitalicia asegurada. Sin embargo son exigibles algunos requisitos.

  • La reinversión debe hacerse en un plazo de 6 meses.
  • El importe máximo de reinversión es de 240.000 euros.
  • Se reinvierte el importe total obtenido en la transmisión.

Si se reinvierte un importe inferior al obtenido en la transmisión, o el importe de la transmisión es superior a 240.000 euros, la exención se mantiene, pero únicamente sobre la parte proporcional que corresponda a la cantidad invertida.

Aportaciones a Planes de Pensiones

Las cantidades aportadas a los planes de pensiones y otros sistemas de previsión social, reducen la base imponible general, con los siguientes límites:

– 8.000 euros anuales de aportación.

– 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

Si además, el cónyuge obtiene rentas inferiores a 8.000 euros anuales, el contribuyente podrá reducir las aportaciones realizadas a favor de su cónyuge hasta un limite de 2.500 euros anuales.

En caso de aportaciones a favor de personas con minusvalía, la reducción en la base imponible es muy superior, siendo el limite de 24.250 euros.

Aportaciones a Patrimonios Protegidos de Personas con Discapacidad

El cónyuge, tutores, o los parientes en línea directa o colateral hasta el tercer grado, de una persona con discapacidad, podrán reducirse su base imponible en un máximo de 10.000 euros anuales por aportaciones realizadas a un patrimonio protegido. El límite conjunto en caso de varios aportantes es de 24.250 euros anuales.

Si se realizasen aportaciones no dinerarias, se permite la reducción de su valor. Si éste superase los 10.000 euros anuales, el exceso se podrá reducir en los próximos 4 años.

Deducción Inversión Vivienda Habitual

Las cantidades entregadas al pago del préstamo utilizado para adquirir la vivienda habitual, así como las cantidades entregadas a cuenta para su construcción, se podrán deducir. La deducción será el 15% de dichas cantidades con un límite de 9.040 euros. Siempre teniendo en cuenta que la adquisición se haya producido antes del 1 de enero de 2013.

Desde dicha fecha la deducción por adquisición de vivienda habitual, no es aplicable.

Donaciones

Se podrán deducir de la cuota del Impuesto, las cantidades donadas a fundaciones, ONG´s, Asociaciones de utilidad pública… aplicando la siguiente escala:

Aportación                            % Deducción

150 euros                             75%

Desde 150 euros                 30%

Si en años anteriores, se han realizado donaciones a la misma Entidad, por un importe igual o superior en cada uno de ellos al del ejercicio anterior, el porcentaje del 30% indicado ascendería al 35%.

Es importante tener en cuenta que la base de la deducción no podrá ser superior al 10% de la Base liquidable en ningún caso.

Deducción por Inversión en Empresas de Nueva o Reciente Creación

Deducción del 20 % sobre la cuota íntegra del IRPF de las cantidades satisfechas en el ejercicio 2016 por la suscripción de acciones o participaciones en empresa de nueva o reciente creación.

La base máxima de la deducción es de 50.0000 euros.

No obstante esta deducción está sujeta a determinados requisitos.

  • Los fondos propios de la empresa en la que se invierta no pueden superar los 400.000 euros. El objetivo de esta bonificación fiscal es el de apoyar a las start up y compañías de reciente creación y pymes.
  • No se admitirá la inversión en empresas cotizadas, incluidas las del Mercado Alternativo Bursátil.
  • La inversión debe realizarse en empresas cuya forma societaria sea una de las siguientes: Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Anónima Laboral o Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral.
  • La empresa deberá, lógicamente, realizar actividad económica.

Hay que tener en cuenta además algunas condiciones sobre las propias acciones, empezando por el hecho de que deben mantenerse al menos durante tres años.

Con objeto de evitar que las inversiones se concentren en proyectos familiares, la participación conjunta del contribuyente y familiares no podrá superar el 40% de la empresa.

Los extremeños contamos además con una deducción del 20% sobre la inversión en nuevas empresas y ampliaciones de capital en sociedades de la región, con un máximo de 4.000 euros al año. El límite para el capital social del contribuyente y sus familiares hasta tercer grado, es del 40% de la empresa y es necesario mantener la inversión durante tres años.

En caso de que la inversión corresponda a una una ampliación de capital, la empresa no podrá tener una vida mayor a tres años. Lo que quiere decir que deberá de haberse constituido en los tres ejercicios anteriores a la compra de las acciones.

Deducción por Realización de Actividades Económicas

Deducción del 5% de los rendimientos netos de actividades económicas que se inviertan en elementos nuevos del inmovilizado material, inmaterial o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas.

El importe de la deducción no puede exceder del importe de la cuota íntegra del periodo impositivo en el que se obtuvieron los rendimientos que se reinvierten.

Esta deducción se practicará en el periodo impositivo en el que se efectúe la inversión.

En definitiva, teniendo en cuenta estas alternativas, la factura fiscal puede variar.

Optimizar, Optimizar, Optimizar. De esto se trata.

 

 

salario-minimo-en-europa

El salario mínimo en Europa

Recientemente hemos conocido el anuncio de la subida que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) sufrirá en nuestro país, por el cual la retribución mínima pasaría de los 655’20 euros mensuales actuales a 14 pagas al año de 707’60 cada una.

Sin embargo, no somos el país de la Unión Europea con el SMI más bajo. Los países del este como Polonia (418), Croacia (399), Estonia (390), E

Ante un hecho de tal relevancia se han disparado los comentarios: mientras algunos celebran la noticia, otros demanda una subida mayor que la que se va a llevar a cabo, con lo que parece que el consenso , en este caso, parece imposible.

Un buen modo de contextualizar la medidas es fijarnos en lo que ocurre en los demás países de la Unión Europa, pues quizá comparando logremos una vara de medir fehaciente.

En los 27 países (además de España) de la UE, la retriubución mínima oscila entre los 194 (Bulgaria) y los 1.923 euros (Luxemburgo); con el primero no podríamos siquiera hacer frente a un alquiler compartido en nuestro país (suponiendo que ese fuese nuestro único gasto), mientras que con el segundo nuestro poder adquisitivo estaría por encima de la media.

¿Dónde cobran menos?

La zona con menores retribuciones mínimas de Europa queda geográficamente bien delimitada, pues es en el este del viejo continente donde los trabajadores con estos contratos cobran menos: Polonia (418), Croacia (399), Estonia (390), Eslovaquia (380), Letonia (360), República Checa (338), Hungría (333), Lituania (325), Rumanía (235) y  la mencionada Bulgaria (194).

¿Dónde cobran más?

Ciertamente, no hay sorpresas en esta lista, pues encontramos a países a los que todos esperamos ver encabezando la lista de “los que más cobran”: Luxemburgo (1.923), Reino Unido (1.510), Holanda (1.508), Bélgica (1.502), Alemania (1.473), Irlanda (1.462) y Francia (1.458) copan las 7 primeras plazas de este ránking.

Deteniéndonos en las cifras, es posible que en España el salario mínimo no se corresponda con la aparente capacidad económica de nuestro país, aunque si nos fijamos en nuestro vecino luso vemos como en Portugal el salario mínimo es aún menor al nuestro actual (589).

 

 

pymes-vuelven-fabricar-en-espana

Las pymes españolas “vuelven a casa”

En la época anterior a la crisis muchas fueron las pymes españolas que decidieron externalizar su producción fuera de España, total o parcialmente, principalmente a países asiáticos como China, y debido a la bajada en los precios de estos artículos, produciéndose una competencia en este sentido muy difícil de mantener.

Esta medida, fructífera en su planteamiento, no lo fue tanto en la práctica, pues costes asociados a ella como el transporte, y las idas y venidas de los trabajadores de las fábricas en un entorno en el que estas se multiplican de manera ingente, fueron algunos de los motivos de la inconveniencia de trasladar la producción fuera de España. El control sobre los productos se había perdido en cierto modo, y el contexto socio-económico y político global tampoco ofreció una estabilidad en la cual estas empresas operasen de manera fiable.

Como consecuencia de todo lo anterior, muchas empresas españolas “echaron cuentas” y decidieron “volver a casa” , pues existían algunos inconvenientes que en un principio no consideraron:

Mayor coste del esperado. Sobre la marcha, se plantean gastos de implementación que es muy difícil tener en cuanta desde el principio, multiplicándose así el coste de la externalización. Además, si se pretende abarcar un área de envíos demasiado extensa los transportes pueden ser más costosos de los previsto, pudiendo ser estos insoportables para una empresa reducida

Inestabilidad global. Cambios en los gobiernos, en la legislación, en los métodos de fabricación…Para una empresa, siempre es bueno tener un horizonte claro sobre el que trazar una estrategia, y la convulsión política, social y económica actual hacen que esto resulte imposible.

Ausencia de control. Operar con una sede a miles de kilómetros de distancia de la planta de fabricación puede menoscabar el seguimiento que se realice durante todas las etapas de desarrollo de un producto, así como de su posterior envío a su punto de destino, y resta agilidad a posibles cambios o modificaciones que sea conveniente adoptar.

Por todo ello, las pymes han decidido volver a poner el nombre de nuestro país en su etiqueta, y ello también repercute positivamente en la imagen de la marca dentro de nuestras fronteras y ayuda a generar un entorno productivo más potente.

temporales-fijos-tribunal-europeo

Fijos vs. Temporales. ¿Y ahora qué?

Hace poco más de una semana nos encontrábamos la noticia en los medios de comunicación: el Tribunal Europeo de Justicia dictaminó que en España se han de equiparar las condiciones de despido de los trabajadores temporales y los fijos, pues según este organismo se considera que en nuestro país se discrimina a los primeros, por lo que el Partido Popular, que actualmente ostenta el gobierno en funciones, promoverá en el Congreso una iniciativa que obtenga como resultado la equidad entre ambos tipos de trabajadores.

Es evidente que se va a tener que realizar una reforma del Estatuto de los Trabajadores; sin embargo, no lo son tanto otros aspectos referentes al fallo del TJUE. Una de las principales dudas que se presentan es el alcance de la sentencia, pues existen interrogantes de si afectará sólo a trabajadores interinos o, por el contrario, a todos los temporales.

De igual modo, suscita controversia entre los interlocutores que se suman el debate generado tras la noticia el posible carácter retroactivo que debiera o no tener la sentencia; la mayoría señala que esto no se producirá en ningún caso, aunque algunos sí apuntan que sí afectará a aquellos interinos cuyo contrato aún no haya finalizado.

Incluso, y rizando el rizo, se plantea si es este un fallo que apunta en la dirección del contrato único por el que aboga Ciudadanos, cuarto principal partido político en España. A este respecto, muchos especialistas no creen que se vaya a establecer este contrato único a raíz del fallo del TJUE del 14 de septiembre, aunque sí es cierto que una de las diferencias más sustanciales entre contrato fijo y temporal se vería equiparado.

Otra interrogante que resultaría conveniente responder es si el empresario perdería la motivación a la hora de contratar a un trabajador interino para cubrir una determinada baja, pues a los costes de contratación ya existentes se les sumaría el de la hipotética indemnización.

recolocacion-plan

Aumentan las opciones de ‘volver’ a trabajar

Uno de los miedos más extendidos en aquellos que pierden su trabajo, además de la difícil situación en la que quedan, es la expectativa de futuro: ¿volveré a encontrar trabajo? ¿cuándo lo conseguiré, si es que eso ocurre? ¿podré ocupar un puesto en el sector en el que siempre he trabajado…? preguntas que pueden quitar el sueño durante muchas noches si no aparecen respuestas.

Pero hay motivos para el optimismo: según un informe de Lee Hecht Harrison, consultora del grupo Adecco especializada en recolocación, 4 de cada 5 trabajadores que participan es estos planes de vuelta el engranaje laboral encuentran empleo de nuevo, frente a los dos de cada tres que lo hacían el año pasado, lo cual supone una subida porcentual del 14%. Más aún, casi la mitad encuentran empleo a los tres meses. En el otro lado de la moneda, están un 2% que necesita más de un año para volver a trabajar, o un 18% que hasta pasados los 6 primeros meses, y nunca llegando a cumplir un año, no encuentran empleo.

Una de las medidas que refleja la reforma laboral y que contribuye a estos datos es la obligación de las empresas que aplican un ERE a contratar planes de recolocación si estos afectan a más de medio centenar de trabajadores.

Si tenemos en cuenta que en España el periodo medio de búsqueda de empleo son 18 meses, con lo que estos planes de recolocación resultan extremadamente efectivos y atractivos para desempleados.

Desgranando más los datos, el 88% de las personas que participaron en estos planes encontró trabajo por cuenta ajena, y el 12% restante se decantó por el autoempleo. Por su parte, 1 de cada cinco trabajadores que no encontraron empleo decidió emprender estudios de larga duración o dedicar ese tiempo a la atención familiar.

Atendiendo a diferentes sesgos, el 54% de los candidatos fueron hombres, y aproximadamente la mitad tenía entre 35 y 45 años; Madrid fue la Comunidad Autónoma que mejores datos registró con un 51%, por delante de Cataluña (23%), Andalucía (7%).

Por comunidades autónomas, Madrid fue la que registró un mayor porcentaje de recolocados sobre el total, con un 51%, seguida de Cataluña (23%), Andalucía (7%) y Comunidad Valenciana, con el 5%.

El informe de Lee Hecht Harrison afirma que el 85% de los trabajadores recolocados fueron contratados de manera indefinida, y que la mayoría pudieron trabajar en el sector del que procedían.