registro empresas

Cómo afrontar el registro en una empresa

En los últimos años es frecuente encontrarse en los informativos de las principales cadenas de televisión o en los medios escritos y digitales imágenes de autoridades entrando en sedes y oficinas de empresas para llevar a cabo registros, en la mayoría de casos para encontrar pruebas que aportar a la documentación requerida por los jueces en casos de delitos económicos.

Sin embargo, no es preciso haber infringido ley alguna o haber cometido algún acto delictivo para que estos registros se produzcan: basta con que nuestras oficinas contengan documentación relevante para resolver un caso de cualquier índole que afecte a terceros, a un miembro de la plantilla de la empresa o, incluso, a algún cliente.

Ateniéndonos siempre a la legalidad, es preciso aclarar ciertos aspectos a la hora de afrontar un acontecimiento de estas características.

Recepción de los agentes

Es preciso que alguien acompañe a las fuerzas de seguridad que se personen en el lugar del registro cuando este se produzca, y lo más idóneo es que sea una persona que tenga conocimientos jurídicos o que esté asesorada por expertos legales. Cabe recordar que para la elección de esta persona se puede solicitar un lapso de tiempo necesario y coherente con la diligencia de los agentes, y acudir al bufete que represente a la empresa es la mejor opción.

Personas que pueden llevarlo a cabo

Si la investigación es referente a un delito de carácter económico, suelen ser la Unidad de Investigación Tecnológica o la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) las que se personen, en el caso de la Policía, o la Unidad Central Operativa (UCO) en el caso de la Guardia Civil.

De tratarse de delitos de cualquier otra índole, suele ser alguno de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado el que desarrolle el operativo, aunque en el caso de determinadas comunidades autónomas también la policía integral (aquella a la que le han sido asignadas absolutamente las competencias del ámbito policial dentro de una región) puede ser quien lo realice.

Oponerse al registro

Lo primero que tenemos que comprobar es si el registro está amparado por una resolución judicial emitida por el juzgado pertinente según la zona donde se haya cometido el delito, o por la Audiencia Nacional.

Es importante hacer hincapié en que durante el registro no se facilite información innecesaria que comprometa el cumplimiento de la responsabilidad adquirida con los clientes, para lo cual puede resultar útil la ayuda del departamento informático, pues este sabrá cómo acceder de la manera mas pulcra y eficaz a los datos pertinentes.

En el caso de que no exista tal resolución, la empresa deberá examinar la situación con el objetivo de poder colaborar con la autoridad de manera que no se menoscaben los derechos de sus clientes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *