volkswagen devolucion skoda

Primera sentencia en Europa que obliga a Volkswagen a pagar un coche nuevo

Cuando la empresa alemana aún no se ha levantado del golpe sufrido tras la polémica suscitada por las emisiones de CO2 de los vehículos comercializados bajo su marca, ahora es una sentencia referente a Skoda, una de sus filiales que forma parte de su grupo y que en 2017 batió récord de ventas, la que nubla el horizonte de Volkswagen.

El pasado 5 de enero un juez de Manacor dictó una sentencia que obliga al grupo alemán a devolver el importe íntegro de un Skoda Yeti (19.378,11 euros más intereses) a su propietario, lo que supone un hito en este tipo de dictámenes puesto que en los casos anteriores pertenecientes al ‘dieselgate’ la cantidad devuelta nunca superó el 21% del coste del vehículo.

La principal razón que expone el juez en su decisión es la publicitaria: este vehículo se mostraba al público como “más ecológico que el resto” cuando esto no era así.

Los motivos que esgrimieron los abogados del demandante residió en torno a tres ejes principales:

Alteración del motor. Este argumento no ha significado novedad alguna con respecto a litigios anteriores, pero la implantación en el motor del vehículo del dispositivo que alteraba la medición de las emisiones de CO2 está prohibida por la legislación europea.

Publicidad engañosa. Es aquí donde reside gran parte de la importancia de esta sentencia y la resolución de la misma: el leitmotiv que vertebraba la campaña publicitaria era la “tecnología greenline”. Según el testimonio del propio jefe de taller, las únicas innovaciones de este modelo se redujeron a “montar unas llantas y cubiertas específicas orientadas al bajo consumo”, y afirmó “que se vendió bastante poco”; este bajo índice de ventas, según el juez, “lleva a concluir que el bajo nivel de emisiones contaminantes fue el motivo principal de adquisición para una gran mayoría de usuarios”.

Deficiencias en el vehículo tras la corrección. En los casos anteriores a este, los damnificados hubieron de llevar su vehículo al taller para que allí se modificase el medidor de la emisión de gases; pues bien, en el caso de este particular manacorí el coche, según su propietario, comenzó a comportarse de manera extraña una vez se produjo esta rectificación, menoscabándose su potencia y optimización de combustible, llegando a desarrollar un consumo equivalente al doble que antes de la misma, hechos que pudo acreditar técnicamente.

Se abre la puerta a miles de nuevos demandantes

Como cabía esperar, tras esta sentencia muchos de los afectados pretéritos quieren ahora reabrir su caso en aras de una indemnización más beneficiosa para sus intereses; a este respecto, es importante señalar que solamente se podrán reabrir los casos en que la sentencia no sea firme.

 

privacidad grupos whatsapp

Claves para comprender la protección de la privacidad en los grupos de Whatsapp

Seguramente, los dedos de ambas manos no nos sean suficientes a la hora de enumerar todos los chats o grupos de whatsapp de los que formamos parte: de amigos, de trabajo, de familiares, de padres del colegio, de eventos puntuales…Un sinfín de conversaciones en las que, independientemente de su flujo de información, de la mayor o menor actividad que se lleve a cabo en ellos o del interés que nos despierten, nuestro número de teléfono está presente.

En la mayoría de ocasiones, el propio incluido en estas reuniones virtuales ni siquiera ha sido avisado de que se le iba a incluir en ellas ni ha expresado su consentimiento para que así sea; además, ante la huida de algún miembro, el administrador suele volver a incluir al usuario en cuestión pensando que ha debido de abandonar el chat por error o convencido de que lo mejor para él es seguir formando parte del mismo, algo que puede resultar bastante irritante.

De lo que no es consciente este autoproclamado regidor es de que puede enfrentarse a una multa de hasta 300.0000 euros debido a su espíritu de liderazgo: esa es la cifra que puede alcanzar la sanción por incluir a un usuario en un chat de whatsapp sin su consentimiento.

La polémica se ha levantado tras el interés que han suscitado casos recientes como el de un restaurante que, con la excusa de la celebración de la cena de Nochevieja, creó un grupo de whatsapp incluyendo a todos los comensales que habían acudido esa noche a su establecimiento; ante la salido del chat de uno de ellos, la administración del restaurante volvió a incluir a este, además de amenazarle con perder su reserva si volvía a abandonar el grupo. La persona en cuestión denunció el caso a la AEPD que, finalmente, saldó el caso con un apercibimiento para el restaurante a pesar de considerar la infracción como “muy grave”.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha tenido que tomar cartas en el asunto y comenzar a regular acerca de este asunto debido a las quejas de muchos usuarios que han considerado traspasados los límites de su intimidad al formar parte, sin su conocimiento ni autorización previa, de grupos de whatsapp que alcanzan, en algunos casos, los 256 miembros.

Este último punto, la dimensión del grupo, es el factor clave a la hora de determinar si se infringido la normativa de protección de datos: mientras que los grupos de los que forman parte exclusivamente personas de nuestros círculos más próximos están protegidos de esta regulación, aquellos que rebasan el límite de 20 usuarios quedan excluidos de la misma.

De igual modo, el desconocimiento de la identidad de alguno de los integrantes, al margen del número de estos o del ámbito del grupo (familia, trabajo, etc), conlleva tener que obtener el consentimiento expreso de cada miembro para ser incluido en el chat.