impuesto-sucesiones-herencia-comunidad-autonoma

El impuesto de sucesiones tiene kilómetros de diferencias

El impuesto de sucesiones ha generado en los últimos años gran controversia debido, en muchos casos, a la diferente tributación de este impuesto dependiendo de la zona de nuestra geografía en que se realice: España es un país de contrastes, y parece ser que este caso no va a ser una excepción.

A este respecto, se dan casos en los que los hijos han llegado reciben cantidades finales diferentes que han variado según la comunidad autónoma de residencia de cada uno de ellos, algo que podría entrar en conflicto con el principio de igualdad recogido en la Constitución.

Las comunidades más caras y más baratas en herencias

Dentro del marco nacional, y teniendo en cuenta que existen diferentes tipos de sucesor y que, en función a sus características, deberá de tributar una cantidad mayor o menor, las CCAA en las que heredar resulta más costoso son, en líneas generales, Andalucía, Asturias y Extremadura, mientras que otras como Madrid o Canarias aplican bonificaciones que hacen que el papel de este impuesto sea prácticamente testimonial; sobre una base imponible de 800.000 euros, un andaluz tendría que tributar 165.000, una cantidad que multiplica más de cien veces la que tendría que abonar un madrileño (1.500 euros).

Ante este exagerado contraste entre comunidades, muchas han sido las voces que se han alzado para que la armonización en cuanto al impuesto de sucesiones a nivel nacional se produzca cuanto antes, pues la diferencia es tan grande que el porcentaje de sucesores que renuncian a una herencia varía notablemente entre regiones.

En todo caso, existen determinados factores que marcan la fiscalidad que se aplica al impuesto de sucesión, tales como la naturaleza del bien a donar, la cercanía en cuanto al parentesco, el patrimonio del donatario, etc. Debido a la complejidad del asunto, se antoja indispensable la figura de un asesor experto que ayude a que la transmisión se realice dentro de los cauces indicados y resulte lo más beneficiosa posible para el sucesor.

teac-prestacion-por-maternidad-devolucion

El TEAC resuelve que la prestación por maternidad sí ha de tributar

El Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), órgano dependiente del Ministerio de Hacienda ha considerado que la cantidad percibida por las madres que disfruten de permiso de maternidad en su trabajo deben tributar por el IRPF, esgrimiendo para ello la necesidad de un criterio unificado a nivel nacional.

Después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) declarase la exención de tributación para la mencionada prestación en el verano de 2016, y obligase a Hacienda a la devolución de las cantidades percibidas por tal concepto, el TEAC considera que debido a la “especial trascendencia” que el asunto supone para los afectados es necesario un criterio homogéneo. Dicha sentencia estableció que la Agencia Tributaria se hallaba en la obligación de retornar 3.135,11 euros (intereses aparte) a una demandante, apoyando su decisión en las leyes del IRPF del año 2006 y de la Seguridad Social de 1994.

El TEAC respalda su decisión encontrando resoluciones de tribunales económico-administrativos que han dictaminado partiendo de su misma postura, como los de Andalucía, Castilla-La Mancha, La Rioja o Murcia. Este organismo delimita la exención a las prestaciones recibidas que sean de ámbito regional y local, y excluyendo a las percibidas que tienen como emisora a la Seguridad Social. Recalca también que el propósito de la prestación por maternidad de la Seguridad Social sustituye a retribución común, y que esta última no está exenta de gravamen.

Casos exentos de tributación

Además de las de ámbito regional y local, sí están exentas aquellas prestaciones que, aún dependiendo de la Seguridad Social, sean por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.