hospital

Prestación económica por cuidado de menores afectados por cancer y otra enfermedad grave

 

A partir de enero de 2011 la acción protectora de la Seguridad Social incluye una nueva prestación económica para aquellos progenitores o acogedores que tengan a su cargo el cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave. Se reconoce dicha prestación a los progenitores o acogedores durante el tiempo de hospitalización y tratamiento continuado de la enfermedad, siempre y cuando, ambos progenitores trabajen.


El subsidio tiene el objeto el compensar la pérdida de ingresos que sufren los interesados al tener que reducir su jornada laboral, con la consiguiente disminución de sus salario, por la necesidad de cuidar de manera directa, continua y permanente a los hijos menores a su cargo, durante el tiempo de su hospitalización y tratamiento continuado de la enfermedad, siempre y cuando dicha enfermedad y hospitalización esté acreditado por informe del Servicio Público de Salud u órgano administrativo sanitario de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Cuando concurran en ambos progenitores, adoptantes o acogedores, de carácter preadoptivo o permanente, las circunstancias necesarias para tener la condición de beneficiarios de la prestación, es decir, el derecho a percibirla sólo podrá ser reconocido en favor de uno de ellos.

La prestación consiste en un subsidio equivalente al 100% de la base reguladora que esté establecida para la prestación de incapacidad temporal derivada de contingencias profesionales, y en proporción a la reducción que experimente la jornada de trabajo.

La gestión y el pago de la prestación corresponderán a la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales o, en su caso, a la Entidad gestora con la que la empresa tenga concertada la cobertura de los riesgos profesionales.

El subsidio se abonará directamente a cada beneficiario, efectuando el pago por períodos vencidos con la reducción correspondiente por IRPF.

El reconocimiento de la prestación económica a los progenitores, adoptantes o acogedores de carácter preadoptivo o permanente, queda supeditado al correspondiente desarrollo reglamentario.

Esperemos acontecimientos.

 


Más información
Isabel García (RRHH)
Tel. 924 31 65 62

mano

Diferir cuotas de IVA. Práctica habitual

Es práctica habitual que las empresas difieran las cuotas de IVA repercutido en las declaraciones trimestrales, acumulando este saldo a favor de la Hacienda Pública  para finalmente ingresarlo en la última declaración periódica. O sea en el mes de enero.


En los tiempos de crisis que corren, esta práctica se ha incrementado notablemente porque ya se asume como una “herramienta” más de financiación.

A lo mejor del caso los contribuyentes obtienen liquidez temporal para hacer frente a sus otros compromisos de pago y en definitiva en el cuarto trimestre se liquida la totalidad de la deuda tributaria y… aquí paz y luego gloria.

Pero a lo peor del caso la Hacienda Pública (que somos todos) está sufriendo un perjuicio económico, de tres, seis… o nueve meses. Y este es el caso que nos ocupa y preocupa. ¿ Cuales son las consecuencias tributarias de esta habitual práctica?

1.- En el mejor de los casos, si Hacienda (que somos todos) no lo detecta, perfecto,… no pasa nada.

2.- En el peor de los casos, si Hacienda (que somos todos) lo detecta… pues… señores contribuyentes, tenemos un problema.

Hasta hace muy poquito tiempo existía la siguiente duda:

¿Este diferimiento de IVA debe ser considerado como un ingreso extemporáneo, y por tanto aplicarse el régimen de recargos por tal concepto? o bien debe ser considerarlo como un hecho causante de  perjuicio económico a la Hacienda Pública  y aplicar el régimen sancionador establecido en la Ley General Tributaria.?

Respuesta correcta… la segunda.

Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional de 9 de marzo de 2011

Aclarada las dudas, cabe preguntarse si merece la pena resolver los problemas de liquidez y por tanto financiarse con el diferimiento de las cuotas de IVA, sabiendo que la sanción puede ser muy gravosa.

En fin… al menos piénsenlo.